Debo ser idiota…

Lo primero de todo es declarar mi nula competencia para entender el ámbito político de este país, me reconozco incapaz de entender lo que nuestros políticos quieren de nosotros, si es que quieren algo más que un voto cada vez que hay elecciones, para luego olvidarse de nosotros, pero es que de verdad no lo entiendo, o quizás es que lo único que hacen realmente es mirarse su ombligo y rascárselo de vez en cuando, para disimular (ya se que hay muchos que trabajan, pero es que quedan disueltos en un marasmo de inutilidad que me cabrea).

Y resulta que en este país de naciones diversas, cada uno mira para sí, y se olvida del vecino, bueno, no, mejor que, al vecino, le jodan a ser posible, porque claro, si el tiene menos, más tendré yo. Así de simples son algunos de los nacionalismos que pueblan nuestro país. Nacionalismos que, a estas alturas de siglo XXI en las que vivimos, cada vez me resultan menos entendibles, pero lo cierto y verdad, es que proliferan cual setas, así que debo de ser idiota…

No entiendo los nacionalismos por excluyentes y limitados, bajo mi punto de vista, ya que no sirven nada más que para remarcar un hecho diferencial y excluyente, en un mundo cada vez más globalizado, me dan la impresión de que están tan poco seguros de lo que podría llamarse una cultura diferente, un hecho diferencial real, que se empeñan en destacar de manera excluyente e inventando diferencias realmente inexistentes. Los habituales en mi blog ya sabéis que soy cualquier cosa menos anti-calatanista, anti-vasco, anti-loquesea, más bien al contrario, me encanta Catalunya, me encantaría poder descubrir Euskadi, y cada vez que he ido a Galicia me he sentido fenomenal. Pero es que las sociedades que veo cuando voy por allí, se parecen tan poco a lo que pregonan los nacionalismos que debo ser idiota…

Si de algo me he preciado, es de ser siempre de mente abierta, he conocido a gente de todas las nacionalidades patrias, gallegos, vascos, catalanes, andaluces, madrileños, castellanos, valencianos, baleares, canarios… y podría seguir, pero es por no hacerme pesado, y de verdad jamás me he sentido excluido, no veo que haya tantas cosas que me separan, más bien al contrario, me encanta encontrar cosas diferentes que nos hacen más grandes, pero claro, están los políticos que se encargan de hacernos ver que esos matices que nos podrían enriquecer son, en realidad, abismos que nos separan, así que como digo, debo ser idiota…

Pero bueno, los que me conocéis por lo que escribo ya lo sabéis, pero bueno, como soy un poco idiota, me limitaré a seguir buscando amigos en cada lugar que conozca y a seguir en el desconocimiento y la inocencia que da mi idiotez. Si alguien quiere, que me siga, pero de verdad, me encanta descubrir pequeños matices que me enriquecerán en el futuro que ver distancias insalvables…

Así que este idiota sigue en el camino…

Nos vemos.

Anuncios

Cuidado con lo que deseas…

“Cuidado con lo que deseas, no vaya a ser que se haga realidad”

Pues nada, resulta que hay futbol ahora en verano, por culpa de un mundial, y claro, seguimos con las polémicas de todos los lunes, pero en lugar de un par de días a la semana, resulta que ahora vienen a diario, después de cada jornada, follón, y claro, resulta que estamos de mundial, así que jornada, todos los días, y la consiguiente polémica arbitral, también todos los días.

Y es que no nos damos cuenta de ciertas cosas cuando criticamos las acciones de los demás, presuponemos, en estos casos una mala fe, que luego resulta ser falsa, pero claro, es como cuando un político habla, tú habla y si hace falta miente, que se hable de ti, aunque sea mal… pero que se hable. Así que ya tenemos polémica baladí del verano, y hablamos, claro, de los árbitros del mundial, que claro, son el problema más grave que tenemos en este momento.

Pero, claro, ahora, y por un breve momento, supongamos que los árbitros de fútbol, o de cualquier otra disciplina deportiva, no se equivocaran, que dejasen de ser seres humanos, falibles como todos los demás, buff, de que iban a vivir la mitad de los “periodistas deportivos” de este mundo, que iban a hacer ellos sin sus complots y demás chorradas varias a costa de errores que ellos mismos cometerían, si no peores.

Y claro, imaginad por un momento que comienzan a utilizarse las medidas tecnológicas, tan demandadas en estos momentos, y se eliminan parte de los errores que ahora cometen los árbitros, la cantidad de “periodistas” que se irían la paro por no tener nada que hacer, así que cuidado con lo que deseáis, jajajajaja. Y es que ya está bien de pedir y exigir a otros lo que uno es incapaz de dar, no pidáis la perfección si vosotros sois falibles. Y si, entiendo que hay errores clamorosos, y que algunos parecen injustificables, pero es que nadie a cometido errores que después nos parecen inapropiados a nosotros mismos, que puestos a pensar, nos parecen increibles, pues eso.

Y ya se que últimamente se dice que el fútbol ya es algo más que un deporte, que es un negocio, vale, lo que queráis, pero en realidad, no deja de ser un deporte, sujeto a unas reglas, y a la aplicación de las mismas, que en ocasiones, al ser llevada a cabo por personas, es falible, así que todos sabemos que reglas hay, y los medios que hay para cumplirlas, no vale llegar a jugar y a mitad de un campeonato, pedir el cambio de las reglas, porque su aplicación me ha perjudicado en un momento dado. No lo olvides, el fútbol no deja de ser un juego… caro, eso si, pero un juego… y ahora, ha perdido toda la diversión.

Así que antes de pedir cambios, pensadlo bien… porque os podéis quedar sin juguete. Porque como decía un entrenador que de esto sabía mucho: “Nunca echéis la culpa al árbitro, si sois de verdad mejores que el otro, no dejaréis que el árbitro juegue el partido”.

Ale, he dicho.

Doctor, doctor, me encuentro mal

“Hay dos cosas infinitas: El universo y la estupidez humana, y del universo no estoy seguro”

Albert Einstein

Pues eso, que cuando crees que los políticos han llegado al límite de la estupidez, van y te sorprenden de nuevo, y es que está claro que el Sr. Einstein tenía razón, y hay al menos una cosa que no tiene límite, pues eso.

Y es que ahora, me veo que mis niñas me van a preguntar que de qué están enfermos los vecinos, y si es contagioso, vamos. Pero en qué demonios están pensando algunos cuando abren la boca. Y el caso es que yo tenía por comedido a Duran i Lleida, pero eso de apoyar a un “psiquiatra” que dice “curar la homosexualidad” es de hacérselo mirar, por esos mismos “psiquiatras”

Y es que que yo sepa, desde hace mucho tiempo, incluso en la Organización Mundial de la Salud, la homosexualidad no es una enfermedad, y si no es una enfermedad, para qué demonios necesitamos un tratamiento, a ver, si algo no está roto, no lo arregles, no, pues eso.

Y es que ahora resulta que la orientación sexual de una persona va a ser una enfermedad, o algo con lo que se pueda jugar… y es que como siempre se ha dicho, la ignorancia es atrevida, pero lo peor de todo, bajo mi punto de vista, es que dicho comentario no se haya dicho desde la ignorancia, sino con ganas de hacer daño a un colectivo de personas con los mismos derechos que cualquiera.

Y luego está el otro peligro, que es todavía peor, el hecho de que a estas alturas de la película, todavía hay gente que pueda pensar así de las orientaciones sexuales de otra persona, y es que estoy seguro de que la hay y mucha gente, además. Y es ahí donde tenemos un grave problema en la sociedad. Esa falsa moral, ese falso progresismo y liberalismo que inunda nuestra sociedad. No os equivoquéis, sabéis que todavía se mira mal a mucha gente… “Ese es gay”, se suele decir, así que todavía queda mucho por hacer.

Y si, doctor, me encuentro mal… la estupidez humana me ha dejado mal cuerpo.

He dicho.

Y otra vez con lo mismo

Y mira que me había propuesto no escribir en mucho tiempo sobre la actitud de gran parte de nuestros políticos, pero es que ha sido el ver la viñeta del Gran Forges y a uno se le pone una sonrisa malévola que no puede evitar, y es que veo tan reflejado en la viñeta lo que ocurre en nuestro mundo político que no he podido evitarlo.

Y es que veo que, cada vez más a menudo, nuestro patio político se parece a las gradas de un campo del mundial de fútbol, donde hay tanto ruido que no es importante que para nada se deja oir lo que de verdad importa. Y el problema es que, tal y como yo lo veo, no es una actitud de la que se pueda culpar a uno solo de nuestros partidos políticos, sino más bien al contrario, ya que cada vez más, y con mayor fuerza, el forofismo se ha instalado en nuestra política.

En la inmensa mayoría de los casos, lo que dice el adversario político es algo que “no servirá para nada”, “empobrecerá a España”, “nos alejará de Europa” y un sinfín de diferentes frases hechas que son el pan nuestro de cada día en nuestra política patria. Y claro, así nos va, en época de vacas gordas, es muy sencillo criticar y perder el tiempo en tonterías y sandeces que no llevan a ningún sitio, pero en esta época que vivimos ahora, la verdad esa constante visita a la frase hecha, al eslogan fácil y chabacano me parece, cuanto menos, irresponsable.

Y es que, resulta muy sencillo decir ahora que las cosas se están haciendo mal, que cuando yo estaba en el poder España iba mejor, vaya una leche, pues claro, si en todo el mundo las cosas iban viento en popa… todo ayudaba, era sencillo dejarse llevar por la marea y no hacer nada para cambiar ciertas tendencias económicas que nos han llevado a esta situación. Pero es que tampoco los que ahora estan en el poder pueden decir que esta situación les viene heredada, ya que creo realmente, que el problema no viene sólo de los años de Zapatero, ni de los 8 años de Aznar, sino que viene, escructuralmente de mucho más atrás.

Y es desde ese punto de vista, cuando digo que nadie puede seguir haciendo simple ruido propagandístico, ya que creo que la situación actual viene marcada por errores de todos los partidos políticos y administraciones, no de uno solo, ya que dada la estructura de país que tenemos, cada administración hace de su terruño su cortijo y a los demás que les den.

Creo que lo que de verdad se necesita es una labor clara de busqueda de entendimiento entre nuestros partidos políticos, y no de palabras vacias que no sirven de nada, de gestos para la galería, de puños de hierro en guantes de seda, de si, vamos a hablar, pero sólo hablamos de lo que yo quiero, y si no, me enfado y me voy, que es como suelen hacerse las cosas en este pedacito de tierra. Porque lo cierto y verdad es que echo mucho de menos sentido de estado en nuestros políticos, ese dejar de gobernar pensando en la próxima encuesta o elección a corto plazo que nos ha llevado a la situación actual. No se puede cambiar una tendencia de 30 años en unos meses, no podemos pensar que de verdad vamos a solucionar problemas endémicos de nuestra economía con políticas de 6 meses.

Así que ya veis, había pensado no hablar más de la actitud de nuestros políticos, pero al final, me ha tocado la fibra el Gran Forges.

He dicho.

Pues hoy empieza el verano

No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo soporte

Pues eso, que hoy empieza nuestro querido verano, esa temporada larga, al menos por aquí, por mi tierra, en la que los termómetros se tiran más tiempo por encima de los 30 ºC que por debajo, y en el que eso de salir a la calle se puede convertir en una auténtica odisea, deporte de riesgo o cualquier cosa que se te pueda ocurrir, menos razonable.

Y es tiempo de cosas ligeras, y no me refiero a la ropa que nos ponemos, parece que, llegado este tiempo, todo nos apetece menos complicado, más sencillito, que cueste lo menos posible. Todos hemos oido hablar de lecturas de verano, trabajos de verano, amores de verano, y como no, de la “Canción del verano”

Y es que, últimamente, hasta en lo de la “Canción del Verano” se ha instalado la mediocridad, o al menos, así lo veo yo, antes, llegaba el mes de mayo o abril y en las radios, comenzaban a sonar ciertas canciones que poco a poco se iban haciendo famosillas, que te iban entrando en el oido y que al final, te pasabas todo el verano tarareando, y daba igual que fuese una canción de George Dann, o cualquier otro al uso, al final, la tarareabas, porque no te mientas, la tarareabas y la cantabas, por mucho que la odiases… 😀

Ahora ya no, ahora la música para el verano es, simplemente, un refrito de viejas y pasadas fórmulas que aburren, y que no duran apenas 15 días, si es que llega, ya no hay una auténtica “Canción del Verano”, ya se que quizás sea demasiado viejo para estas cosas, o chapado a la antigua, pero, ¿no echáis de menos esas cancioncillas que te hacían sonreir y que siempre sonaban cuando tomabas una cervecita en el chiringo?. Yo todavía me acuerdo de encontrarme echando pestes de las cancioncitas de George Dann y compañía, pero es que visto el panorama actual, es que empiezo a echarlas de menos. ¿No os pasa a vosotros lo mismo?. Si es así, ¿cuál es vuestra canción favorita del verano?, ¿hacemos una lista?.

Un saludo y como dije al principio, es verano, así que un post sencillito… pues eso… “de verano”

Saludos.

Ya está bien…

El mundo no es un regalo de nuestros padres, es un préstamo de nuestros hijos.

Bueno, los que ya habéis estado antes en este blog, ya sabéis que he escrito antes sobre pornografía infantil, pero el tema es lo suficientemente importante y las implicaciones sobre nuestro futuro es demasiado importante para dejarlo pasar y no recordarlo para que no se nos olvide… porque no nos engañemos, en este mundo en el que vivimos o estamos repitiendo algunas cosas muy seguido, o al final, la gente las olvida, sobre todo si son desagradables o es algo que preferiríamos que no pasase.

Así que hablemos de nuestros hijos, hablemos de su futuro o quizás de su presente, porque en realidad nuestros hijos ya están conectados, supongo que todos tienen una cuenta en Tuenti, o una cuenta de WLife o cualquier otra red social así que, no os equivoquéis ni penséis lo contrario, están en peligro, porque, aunque ellos se hagan los mayores, o piensen que lo son, no dejan de ser niños y a veces, los que están al otro lado en la red no son niños sino monstruos.

Y en esa lucha no hay grises ni puntos medios, sólo hay una postura válida, es la lucha contra esos monstruos y su veneno, para erradicarlos de este mundo por otro lado maravilloso, no valen retrasos y no valen escudos en una supuesta legalidad ni medias tintas… porque qué derecho tiene nadie a aprovecharse del futuro de nuestros hijos, de que sirve la legalidad cuando hay pruebas en una pantalla de ordenador de su delito. Así que porqué tenemos que esperar a no se que plazo hay que esperar para eliminar algunos perfiles de usuarios que están delinquiendo, aquí en España y en cualquier país del mundo. Y no sólo debemos exigir la eliminación del perfil, porque siempre se pueden abrir otro inmediatamente, sino la puesta a disposición judicial inmediata de esos monstruos.

Además, tened en cuenta que esta no es sólo mi lucha, o la lucha de alguien ajeno a ti, es una lucha de todos, tuya, mia y de todos. Así que es nuestro deber denunciar y luchar para erradicar este problema, nuestro problema. Y en esta guerra no vale dejarlo en manos de los demás, hemos de poner todo de nuestra parte, exigir y obligar a nuestros legisladores a que actuen con dureza y sin tardar para que estas cosas no se repitan, y no haya posibilidades de en el futuro puedan volver a repetirse. De que se actue con dureza contra los que delinquen y no contra los que los denuncian.

Así que, no lo olvidéis, esta es una lucha de todos y por el futuro de todos nosotros, nuestros hijos e hijas, es NUESTRA LUCHA, no lo olvideis. Y si podéis, unios a este grupo de Facebook

http://www.facebook.com/group.php?gid=128080500556230&ref=ts#!/group.php?gid=128080500556230

Un saludo y no lo olvidéis, estamos en la lucha.

Y todo esto, para qué?

En días como hoy, me pregunto para qué tenemos sindicatos en este país, de qué nos sirven y por qué tenemos que pagar, con nuestros impuestos, a ese grupo de pseudofuncionarios que se hacen llamar sindicalistas, ya que al igual que pasa con los partidos políticos, los sindicatos viven, en gran parte, de las subvenciones que el gobierno les dá, y no, para nada de las cuotas que sus afiliados pagan, así que no es de extrañar la actitud sumisa y condescendiente que los mismos tienen con el gobierno que en cada momento se encuentre en el poder, su propia supervivencia depende de ello.

Y luego está la baja tasa de afiliación que tenemos en este país, lo cual, supongo que también es culpa de los trabajadores, hablamos que entre los dos sindicatos mayoritarios de este país apenas suman poco más de 2 millones de alfiliados, sobre un total de trabajadores de 20 millones, supone poco menos de un 10 % de afiliación, así que supongo que si tenemos unos sindicatos que dependen del gobiernos y las subvenciones, también es culpa de los trabajadores. Pero supongo que el hecho de esa poca representatibidad también viene por la mala gestión de la representatividad de los trabajadores que los propios sindicatos han hecho, muchas veces más pendientes de hacer política de partido que de trabajar para los trabajadores, más pendientes de no decir nada que pudiese contradecir los dictados del partido político afín que otra cosa. Y así, es difícil convencer a nadie de independencia en el trabajo que se hace cuando se depende tanto de terceros y sus caprichos.

Así que supongo que no es de extrañar que la huelga de los funcionarios del otro día fuese un desastre, y al igual que eso, supongo que la huelga general que dicen que van a convocar para Septiembre – Octubre, será también otro desastre, a que demonios convocar una huelga general, de 1 día, para protestar sobre algo, tres meses después de que se haya aprovado, para hacer el paripé y cumplir un expediente de cara a la galería. Y claro, así les va, supongo que si la huelga tiene algún exito será por la acción de los piquetes “informativos” a la entrada de los polígonos, “informaciones” que ya he sufrido un par de veces.

Así que propongo algo para que se reduzca el déficit público, suprimamos las subvenciones a los sindicatos y partidos políticos en nuestro país, que se tengan que valer de sus propios recursos, supongo que eso llevaría a consecuencias realmente desastrosas para ellos, como son la puesta a la luz de su ineficacia gestora, y la necesidad de adelgazar unas estructuras que en realidad no sirven para nada más que para gastar dinero. Pero bueno, así quizás, habría gente que de verdad se daría cuenta de para lo que sirven los partídos políticos y los sindicatos en este país. Pero supongo que así se esforzarían por trabajar de verdad para los trabajadores y ciudadanos de este país, en lugar de hacer el paripé y dejar que el tiempo pase, porque así aseguro mi fuente de ingresos.

Ya se que quizás pueda resultar muy duro, pero creo que, para el funcionamiento del país sería lo mejor, tanta subvención innecesaria no es buena, se pierden las motivaciones para realizar un buen trabajo, porque en realidad, ya recibes por algo que puedes o no hacer bien y así nos va, los mediocres nos rodean, y gente que no busca más que su propio provecho llega a posiciones donde es sencillo hacer dinero.

Se que muchos no estaréis de acuerdo, pero esta es mi opinión.